Takai Motor, Concesionario Oficial Kia en Fuenlabrada, Móstoles y Alcorcón

Noticias

Peligros de someter el coche al frio y a las heladas de invierno

Peligros de someter el coche al frio y a las heladas de invierno

Las bajas temperaturas y las inclemencias meteorológicas pueden llegar a hacer mucho daño a tu coche si no lo tienes guardado en un garaje. El frio intenso, especialmente en la noche o cuando se lleva mucho tiempo parado, termina por afectar negativamente a alguno de sus elementos.

Para evitar que se produzca una avería cada dos por tres y tener que estar constantemente en el taller o, peor aun, que el vehículo sufra desperfectos que puedan ocasionar que tengas un accidente, es conveniente que prestes atención a una serie de aspectos.

Las partes del coche que más sufren con las bajas temperaturas

Normalmente, solemos estar pendientes de elementos como los frenos, los amortiguadores, la batería... Pero cuando nuestro coche se ve sometido constantemente a las heladas de invierno, son muchos otros los componentes que pueden verse afectados por sus efectos negativos:

1. Limpiaparabrisas. Probablemente, te los encuentres con una capa de escarcha o placas de hielo y las escobillas pegadas al cristal. Por debajo de los -5 ºC, el agua del depósito y otros líquidos específicos se congelan. Usa productos anticongelantes para limpiarlos y no los acciones hasta que el hielo o la escarcha hayan desaparecido completamente.

2. Neumáticos. El frio hace que pierdan presión, así que préstales atención y no te desentiendas. Puedes pasar por Takai Motor para hacer las revisiones periódicas recomendables.

3. Batería. Las inclemencias meteorológicas provocan que se descargue, sobre todo, si el coche permanece mucho tiempo parado. En estos casos, arráncalo a diario para evitar esta circunstancia.

4. Líquidos. El refrigerante, el aceite... pueden sufrir alteraciones si se ven sometidos a temperaturas muy extremas. Antes de arrancar, espera un tiempo para tener la certeza de que han recuperado sus valores indicados.

5. Puertas. Con el frio pueden atascarse e incluso es probable que los sellos pierdan elasticidad. También es probable que la cerradura se congele.